Sábado 23 de Setiembre
Página principal   Clima en la ciudad   Contacto   Agregar a Favoritos

Arrecifes-Hilario Bacca: "El ADN Compulsivo Fue Una Violación e Invasión Impresionante".
El nieto recuperado número 95 comparó el allanamiento que ordenó un juez en democracia con el mecanismo que utilizaba la dictadura militar

Publicado el 08/01/2017

 (gentileza La Gazeta de Mar Chiquita)


Hilario Bacca tiene 39 años y quiere conservar el nombre que lo identifica y con el que lo bautizaron sus padres adoptivos

 Hilario Bacca cumplirá el 27 de febrero 39 años. Es el nieto recuperado número 95, pero también el protagonista del primer fallo a favor para que mantenga su apellido adoptivo. En declaraciones radiales de este viernes, contó cómo llegó a saber que era adoptado, que sus padres habían sido secuestrados durante la última dictadura militar, y cómo decidió, ante la Justicia, quedarse con el apellido de las personas con las que había crecido.

Sabe que no es hijo biológico de sus padres desde los 4 o 5 años. "No fue un tema tabú ni nunca me trajo un conflicto. Incluso, desde muy chico he ayudado a otros nenes a entender lo que significa ser hijo del corazón", manifestó en diálogo con radio Continental.

A medida que Hilario fue creciendo comenzó a atar cabos. Siendo 1978 el año en el que había nacido, quizás había alguien buscándolo. "Mis padres siempre me hablaron de esta posibilidad (ser hijo de desaparecidos). Pero ellos no tenían la certeza. A mí tampoco me interesaba en lo más mínimo saber", confesó.

La verdad es que nunca pasó por su cabeza la necesidad de saber su origen. "No fue una pregunta que a mí se me haya planteado. Entiendo que para otra gente saber si es hijo de desaparecidos es importante y eso es súper respetable, pero para mí no era una inquietud".

Criado en Arrecifes, cuando terminó el secundario Hilario se fue a vivir a Buenos Aires. Al tiempo de vivir en la Ciudad, fue contactado por miembros de H.I.J.O.S. "Vinieron para decirme que tenían documentación y denuncias y que existía la posibilidad de que sea hijo de desaparecidos".

"Siempre mantuve mi posición de que no me interesaba conectarme con esa historia, por distintos motivos… No tenía interés de saber genéticamente de dónde venía, y en caso de ser positivo el reencuentro, era como demasiado triste, terrorífico y de pérdida, no de ganancias", afirmó Hilario.

Tanto él como sus padres adoptivos desconocían su origen. Pero la forma en que se enteraron "fue traumática", según explicó. "Nos enteramos todos juntos a través de un ADN compulsivo. Me citó el juez (Jorge) Ballesteros. Yo le expliqué que no me interesaba hacerme el ADN; pero su manera de resolver las cosas fue mandarme un allanamiento a la madrugada a mi casa". Hilario recordó que esa noche se llevaron pertenencias, entre ellas una máquina de afeitar, de donde salió el ADN positivo con Federico Cagnola Pereyra, el nombre original registrado en Abuelas de Plaza de Mayo.

Al hablar de aquella noche, Hilario recuerda la presencia de dos gendarmes con armas largas, la jefa del Hospital Durán y dos testigos. "Fue una situación de violación e invasión impresionante. Para resolver un caso utilizaron el mismo mecanismo de la dictadura; fue muy traumático para mí".

Cuando se enteró del resultado positivo del ADN trató de construir algo con el pasado que lo precede. "Comencé a armar un vínculo con la familia biológica, pero yo ya tenía 33 años; como adulto no es fácil, no es apretar un botón y uno cambia", reconoció.

"Yo no me identifico con el apellido Cagnola Pereyra; y mucho menos con el nombre de pila Federico. No es un enojo ni un rechazo, ni un repudio. Yo siempre planteé que por haber sido víctima, tengo que tener algún derecho para ver cómo manejo yo mi propia historia y no seguir perdiendo. Mi sensación interna era volver a desaparecer en democracia", admitió.

Luego de la confirmación llegaron las presiones de distintas asociaciones de derechos humanos para que cambiara su nombre. "No tengo nada en contra ni mucho menos. Trabajé un tiempo en Abuelas buscando entender su lógica y tratando de que la institución empiece a evaluar el caso a caso y no se resuelva como si fuésemos ganado. Eso no fue posible y duré poco trabajando".

"Entiendo los fines que ellos han perseguido durante un montón de años, me parece súper loable la labor de Abuelas como de H.I.J.O.S. Pero mi percepción es que lamentablemente con el avance de la historia hay cuestiones políticas que hicieron que se malutilicen los derechos humanos", consideró.

Para Hilario el trabajo del tribunal es destacable y les está eternamente agradecido porque para él "fue muy difícil" el proceso. "Siempre estuve como testigo dentro de la causa, y le agradezco al tribunal que en un momento de mucha desesperación, cuando parecía que me cambiaban el nombre, los jueces tuvieron la capacidad de escucharme como sujeto de derechos, algo súper relevante y para tener en cuenta en cualquier caso".

"Quiero rescatar la actitud humana del tribunal porque para mí era insostenible el cambio".

El TOF Nro. 4 aceptó los argumentos de Hilario y le permitió seguir usando el nombre que le pusieron sus padres adoptivos. La sentencia no está firme y, en caso de ser apelada, será la Cámara Federal la que deberá decidir si tiene que cambiar su nombre o si sigue siendo quien es desde hace casi 40 años: Hilario Bacca.

 

 

 

 

 

    
Volver Imprimir lista

Guia Comercial de Capitan Sarmient







Farmacias de turno!
De turno: Hoy Farmacia: "DEL PUEBLO"

Super!!!